Las palabras, una vez liberadas, resuenan con el poder de transformar nuestro mundo interior.

Mientras las ecos de mi confesión aún vibran en el aire, te invito a tomar un momento para que resuene en tu corazón. Cada frase, cada disculpa, cada promesa, son pasos hacia la orilla de un nuevo comienzo.