“Hay pecados que no se pagan con la muerte – dijo el anciano -, sino con la vida misma. Desearás tanto morir que tus días se extenderán como se extiende la arena por todo el desierto. Porque no hay peor castigo que ser atormentado por tu propia conciencia.”