Ahora que hemos reconocido la tormenta y el refugio que encontramos el uno en el otro, miremos hacia adelante. Estas preguntas son destellos de luz, momentos que nos recuerdan la alegría y la esperanza que siempre han sido parte de nuestro viaje

¿Dónde fue nuestra primera escapada juntos?
¿Qué emoción sientes que mejor describe nuestra relación?
¿Qué actividad siempre solíamos hacer juntos los sabados por la mañana?
Imagina que estamos planeando un viaje juntos en un año. ¿A dónde nos gustaría ir?
Si pudiéramos tener una mascota juntos, ¿qué sería?